LLAMADO: ¡MIGRAR PARA VIVIR! ¡NO MAS MUERTES NI DESAPARICIONES!

18 de diciembre 2012 - Jornada de acción global

¡MIGRAR PARA VIVIR! ¡NO MAS MUERTES NI DESAPARICIONES!

Migrar es una decisión con la cual se elige vivir, escapar de la miseria o de la guerra, en busca de construir un futuro mejor para sí mismo y para sus familias.

Sin embargo, atravesar las fronteras terrestres o marítimas, es hoy día sinónimo de enormes riesgos y de muerte. Todas las rutas migratorias del mundo están plagadas de fosas comunes y de tumbas; son lugares en los cuales cada año mueren o desaparecen miles de personas, dejando a sus familiares en la angustia de la incertidumbre.

Sucede en la frontera entre México y los Estados Unidos, a lo largo de las rutas del Sahara, en Ceuta y Melilla, en China, en el Mar Mediterráneo, en las fronteras que separan Europa oriental de Europa occidental o en las que dividen los países de la América. Dos lugares, lejanos geográficamente, muestran descarnadamente la realidad de esta tragedia.

Entre los Estados Unidos y México se ha construido un muro fronterizo de más de mil kilómetros, que obliga a los migrantes a dar rodeos por terrenos inhóspitos en los que han perdido la vida miles de ellos. Pero mucho antes de llegar a este muro de la vergüenza, miles de hombres y mujeres han desaparecido a lo largo del trayecto que recorre un viejo tren conocido con el siniestro nombre de “La Bestia”. Según los reportes de las organizaciones defensoras de los derechos humanos en México y de las agencias internacionales, se llega a la espeluznante estimación mínima de unas 60,000 personas desaparecidas en tránsito por México desde que se inició la “guerra contra el crimen organizado” en ese país en el año del 2006. Se dice que “todo México es un cementerio de migrantes”.

El mar Mediterráneo, frontera natural entre Europa y el Maghreb, antiguo lugar de encuentro entre los pueblos, hoy es un cementerio al aire libre. El naufragio de las llamadas “carretas del mar” parece asunto normal que sucede incluso frente a los ojos de las patrullas de la OTAN. Las estimaciones dicen que durante los últimos 20 años más de 20 mil personas han fallecido en este mar. Y de muchas más se han perdido los rastros.

Estas políticas de muerte, instrumentadas con estrategias de contención, expulsión y cierre de fronteras, que han diseñado y aplicado los países ricos, se han traducido en una feroz cacería y exterminio de la gente en movimiento. Muchas asociaciones y redes internacionales hemos denunciado esta realidad terrible desde hace años. La gravedad de la tragedia humanitaria hoy en día nos exige unir esfuerzos.

Urge mostrar al mundo la dimensión global de la masacre que se está perpetrando en las fronteras del mundo. Urge que los pueblos y l@s trabajadores del mundo, de los paises de origen, transito y destino de los migrantes, alcemos juntos nuestras voces en contra de esta tragedia.

Por esta razón proponemos que el 18 de diciembre de 2012 confluyan todas las iniciativas y las campañas que diferentes redes y organizaciones a nivel internacional y local ya están realizando sobre esta dramática situación y en pos de la defensa de los derechos humanos de los migrantes, refugiados y desplazados en todas sus dimensiones

El año pasado, en ese mismo día, diferentes redes y organizaciones unieron esfuerzos para realizar la primera jornada de acción global contra el racismo y por los derechos de l@s migrantes, refugiad@s y desplazad@s. Nos proponemos que este 18 de diciembre de 2012 se vuelva a transformar en un espacio unitario que amplifique en todo el mundo las voces de tod@s l@s que defienden que ¡MIGRAR ES VIDA! ¡NO MAS MUERTES NI DESAPARICIONES!

Una jornada para denunciar las estructuras y las políticas anti-migrantes de los Estados, que son los principales responsables de esta tragedia. Una jornada para afirmar el derecho a migrar, el derecho a no migrar y a no ser forzosamente desplazados, el derecho a la libertad de circulación. Una jornada en la cual recordar que los hombres y mujeres fallecidos en las rutas migratorias habían elegido la vida y soñaban con un mundo mejor para ell@s y para sus familiares. Una jornada en la cual exigir informes verídicos a los gobiernos del mundo de los miles de migrantes desaparecidos en estas rutas. Una jornada en la cual afirmar que hasta que haya un/a migrante desaparecido/a, existirá una madre, un padre, una hermana, un amigo, una compañera que los/as estarán buscando.


¡VIVOS SE FUERON, VIVOS LOS QUEREMOS!